Servidores y Reproductores de música: ¿cuál elegir?

digital-music

La reproducción de música digital está en auge. Te contamos como reproducirla de la forma más efectiva

Los amantes de la música con buen sonido disponen de una amplia colección de discos, ya sean estos CD, SACD o LP (vinilo). De hecho, en los últimos años, el vinilo ha cogido fuerza, y muchos sibaritas del audio se han decantado por él debido a sus inigualables cualidades sonoras.
El hecho es que disponer de una amplia colección de discos, independientemente de su formato, obliga al usuario a tener un gran espacio para almacenarlos, ordenarlos, colocarlos en el reproductor correspondiente...
Para la reproducción de este tipo de contenidos se inventaron los Servidores de audio y los Reproductores de audio en red . Éstos permiten reproducir música almacenada en un soporte físico (disco duro, memoria solida...) o por la red doméstica desde un servidor NAS.
Seguramente, los fans del vinilo quizá no opten por estos equipos, pues alegarán que no suena igual una grabación almacenada en un disco duro que en un vinilo. Pero seguramente, éstos sabrán que existen grabaciones grabadas de vinilos con bitrates muy altos (de hasta 192 kHz) y que éstas ofrecen una calidad sensacional.
El caso es que poder disponer de nuestra colección de música de forma rápida, sencilla y con una calidad idéntica a la de un CD, es una realidad gracias a la posibilidad de la reproducción de forma digital desde dispositivos de almacenamiento.
Evidentemente, para poder reproducir la música con reproductores digitales o equipos capaces de realizar esta labor, está claro que lo primero que debemos hacer es tener dicha música de forma digitalizada, o lo que es lo mismo, grabada o copiada del disco óptico, sea este un CD, SACD o vinilo.
Para realizar esta labor existen programas para ordenador que nos permiten realizar copias exactas de los discos, en este caso de los CDs, pues grabar un SACD o un vinilo es algo más complejo. La grabación de un CD de forma idéntica al original puede realizarse con un ordenador, sea este un Mac o un PC. En la red podremos encontrar programas para realizar esta labor, en su mayoría gratuitos y de fácil uso.
Estos programas permiten grabar un CD completo de forma razonablemente rápida (unos 5 ó 10 minutos, dependiendo de la potencia del ordenador utilizado) y elegir el formato de la grabación sin pérdidas (FLAC, Apple Lossless, AIFF, etc.). Dichos programas también se encargan de gestionar el título del disco, intérprete, canciones, añadir las carátulas...
También podemos encontrar música en formato digital en alta resolución en Internet, algo que está muy de moda en estos tiempos. Son muchas las empresas que se han apuntado a este negocio, y algunas de ellas, como HDTracks destacan por disponer en su catálogo de discos con un bitrate y compresión de mayor calidad que los que encontramos en un CD (44.1 kHz /16 bits), ofreciendo las de estas grabaciones digitales HD discos bitrates de 192 kHz/24 bits, caso de algunos discos de Michael Jackson, como Bad, Thiller o The Dance Collection o Bad Girls de Donna Summer, por citar unos ejemplos. El precio de estas grabaciones es de unos 15 dólares.

mj
El disco Thiller puede adquirirse en HDTracks con unas prestaciones sonoras superiores a las del CD

chicLa discografía de Chic está disponible para descarga en HDTracks con unas características sonoras excelentes


Algunos usuarios pueden optar por la descarga de este tipo de grabaciones y de la de discos CD, SACD y/o vinilos mediante páginas de descarga desde servidores o desde torrents, aunque la legalidad en estos casos brille por su ausencia.
Lo que está claro es que en la actualidad es posible disfrutar de discos de hace más de 40 años con una calidad excepcional, pues la moda de las discográficas es comercializarlos en grabaciones en formato digital de alta definición sonora.
Es evidente que las limitaciones del formato CD no permiten este tipo de bitrates tan altos. Sí lo permiten formatos como el SACD, pero se necesita un reproductor compatible con este formato.
Para reproducir archivos digitales de música encontramos en el mercado equipos de diversas marcas y precios, siendo éstos muy distintos entre sí, al igual que las prestaciones, pues cada marca apuesta por algo en concreto.
Hay que tener en cuenta algo muy importante: el no tener que obligatoriamente tener encendido el televisor o proyector para poder seleccionar los álbumes o canciones que deseemos. Para evitar eso, algunos fabricantes disponen de apps (aplicaciones), poco elaboradas, todo hay que decirlo, especialmente en el caso de los receptores y reproductores multimedia.
En un principio, mi idea era publicar bancos de pruebas de diferentes servidores de música que he estado probando, pero creo que lo mejor será que os exponga lo bueno y malo de cada uno. Auqnue antes os hablaré de la conexion por excelencia para la reproducción de archivos musicales digitales: el DAC.

¿QUÉ ES UN DAC?
DAC (Digital Analog Converter) es un dispositivo que convierte las señales digitales de un cualquier fuente digital a analógico.
Los DAC's que podemos encontrar en el mercado cuentan normalmente de varias tomas de conexión, como las digital coaxial, digital óptica, USB, salidas RCA y XLR.
El usuario puede conectar un ordenador mediante la toma USB a la toma USB del DAC y a continuación sacar el sonido por cualquiera de las tomas de audio citadas, siendo la más recomendables las XLR.

RECEPTORES AV PARA REPRODUCIR MÚSICA ALMACENADA: UNA ELECCIÓN POCO ACERTADA
Actualmente, la mayoría de receptores para Cine en Casa permiten la reproducción de casi todos los formatos de audio digital disponibles. Estos son FLAC, WAV, AAC, AIFF PCM, OGG, DSF, DFF, Apple Lossless...
El problema está en que, aunque dichos receptores son capaces de reproducir casi todos los formatos citados, a la hora de seleccionar el álbum en cuestión, el usuario se encuentra con la imposibilidad de realizar búsquedas concretas y de organizar de forma práctica y rápida las canciones y discos. Eso es así debido a las poco elaboradas apps (aplicaciones) de que disponen dichos receptores resulta prácticamente imposible gestionar la escucha de música de forma sencilla y práctica
Os pondré un ejemplo. Si disponéis de un receptor Pioneer, Onkyo, Denon, etc., y queréis reproducir un disco (álbum) en concreto que esté almacenado en un disco duro o en un servidor en red, como un NAS, una vez lleguemos al disco en cuestión -algo que probablemente no será fácil para los que no estén muy duchos en el tema del manejo de archivos y de apps manejables desde un teléfono móvil o tablet (independientemente del formato de ambos)-, viene el principal problema: el orden de las canciones del disco. La mayoría de receptores ordena las canciones de un disco de forma alfabética. Así, escuchar, por ejemplo, The Wall de Pink Floyd, puede ser un desastre absoluto, ya que las canciones no se oirán en el orden correcto. Lo mismo sucederá con un sinfín de discos cuyas canciones van con un orden en concreto. Además, las carátulas de los discos no aparecen en la mayoría de apps para receptores o amplificadores.
sc-lx88-1

MEDIACENTERS: INTERESANTE OPCIÓN, PERO CON CALIDAD SONORA DISCUTIBLE
En el caso de que optemos por escuchar nuestra música almacenada con un Reproductor multimedia o Mediacenter, lo más probable será que ninguna app nos permita manejarlo sin tener que ver los archivos y discos (álbumes) en pantalla, lo que obligará al usuario a encender el TV, con el engorro que ello supone.

Además, los reproductores multimedia (en su gran mayoría) no disponen de salidas analógicas de calidad, que son las que casi todos los fans del buen sonido estéreo prefieren. De hecho, no hay en el mercado ningún Mediacenter con salidas balanceadas (XLR). Así, podremos escuchar la música mediante la conexión HDMI o analógica, o digital, pero éstas no garantizan un sonido high end, al menos para la gran mayoría de puristas del audio. Es más, los Mediacenters no son conocidos por sus 'dotes' en el apartado sonoro.
Sobre el tema de organizar las canciones sucede algo similar a lo que os comentaba sobre los receptores. La mayoría de Mediacenters presentan las canciones de los álbumes en orden alfabético. Plataformas como XBMC permiten al usuario la escucha de los temas en orden, además de mostrarnos información adicional, como letras, carátulas, pero para ello deberemos tener una pantalla de TV encendida, pues ésta aplicación (XBMC) no perite la selección de música con la visualización en una Tablet o en un teléfono móvil.

dune-3d-7

Mediacenter Dune HD 3D

REPRODUCTORES Y/O SERVIDORES DE MÚSICA EN RED: UNA BUENA OPCIÓN, AUNQUE CARA
Una de las opciones más interesantes para poder disfrutar de nuestra música almacenada en discos duros o memorias sólidas son los Reproductores y/o Servidores de música en red, creados expresamente para realizar esa función. La diferencia entre un servidor y un Reproductor está en que el Reproductor gestiona la música desde un dispositivo de almacenamiento interno (a algunos modelos como el Aria se les puede conectar un servidor en red mediante la toma Ethernet, además de discos duros adicionales externos mediante las tomas USB) y un Servidor lo hace desde un dispositivo externo, pudiendo éste ser un disco duro o un NAS.

pioneer-n70
Reproductor de música en red Pioneer N-70


Tanto los Reproductores como los Servidores de música disponen en su mayoría con una cuidada sección sonora. Es el caso del Pioneer N-70 (999€), el Sony HAP-Z1ES (1.999€) o el Aria, éste con precios que van desde los 4.000€ a los casi 6.000€, dependiendo de la capacidad de almacenamiento del disco duro que incluya. Cabe destacar que tanto el Pioneer N-70 como el Sony HAP-Z1ES cuentan con salidas balanceadas XLR. Por su parte, el Aria dispone de una salida AES/EBU, la cual puede conectarse a algunos (muy pocos y caros) procesadores de audio digital. Hay otras marcas, claro está, pero si queremos una buena calidad de sonido, el precio no será barato.

aria
Servidor de música Aria de Digibit

DIFERENTES REPRODUCTORES Y/O SERVIDORES DE MÚSICA: DIFERENTES RESULTADOS
Lo cierto es que he tenido la oportunidad de probar algunos de los equipos citados, incluido el Kit Aria, el cual se monta dentro del reproductor Oppo BDP-105 (EU ó D), y he de deciros que los resultados no han sido los esperados.
Si bien es cierto que los servidores y/o reproductores de música cuentan con unas excelentes prestaciones, también lo es que su precio es elevado para lo que ofrecen. Es más, el Pioneer N-70 (999€), que cuenta con un display externo en el que aparece la carátula y los datos del disco (algo poco práctico si el reproductor está a una distancia del usuario de más de un metro), cuenta con una aplicación pobre, de diseño poco atractivo y solo disponible para teléfonos móviles, pero no para tablets. Además, no existe la opción de 'búsqueda', la cual resulta imprescindible para buscar temas o discos en concreto, especialmente si nuestra colección de música es extensa.
En el caso del Sony HAP-Z1ES (1.999€), el disco duro está integrado (1 Tb, tamaño ridículo para aquellos que disponga de una gran colección de discos) y, aunque podemos aumentar la capacidad del mismo, tiene un hándicap imperdonable: no permite la reproducción de archivos en red (no dispone de conexión Ethernet), o lo que es lo mismo, no es capaz de trabajar con un NAS, equipo en el que algunos usuarios (cada vez más) tienen almacenados sus archivos musicales y de video, entre otros.
No nos olvidemos de que la información almacenada en un disco duro es sensible a perderse, dañarse o borrarse, por lo que disponer de una copia de seguridad de dichos datos es imprescindible, algo que hace un NAS de varios discos duros, el cual, aunque uno de los discos internos se dañe, cuenta con una copia de éste (si utilizamos un sistema de almacenamiento en RAID).

sony-z1es
Servidor de música Sony HAP-Z1ES


En el caso del Aria, no he tenido la oportunidad de probarlo, pero pagar 4.000€ por un equipo con un disco duro de 2 Tb puede resultar algo difícil para muchos usuarios.
Sí tuve la oportunidad de probar el Kit Aria (999€), diseñado y distribuido por la empresa Digibit, en mi Oppo BDP-105EU. Este Kit lo ha de montar uno mismo y para tal menester se acompaña un manual (en inglés) con todos los pasos a seguir. Dependiendo de las habilidades de cada uno, el montaje del dicho Kit tardará no menos de una hora, pues son muchas las piezas que hay que desmontar y montar. Si el usuario no es un poco manitas, lo mejor será que solicite a Digibit que l emonte en su Oppo 105 dicho Kit, lo cual supondrá un coste adicional.
Dicho Kit consta de una placa en la que están ubicados los componentes para la gestión de los archivos y de una fuente de alimentación propia. El Kit se conecta dentro del Oppo BDP-105 y éste queda perfectamente integrado con los componentes electrónicos del reproductor. Se incluye una nueva placa trasera que sustituye a la original del Oppo BDP-105, debido a que el Kit incluye también una toma de conexión propia de Ethernet y otra USB.

El cable incluido en el Kit deberá ir conectado al la toma USB DAC del Oppo BDP-105. De ese modo, nos aseguramos de que la calidad sonora será la más alta. No nos olvidemos que el DAC del este reproductor es de alto nivel.

kit-aria
Kit Aria para su instalación en los reproductores Oppo BDP-105


Una vez instalado el Kit, podemos encenderlo o a apagarlo mediante un interruptor ubicado en la parte trasera superior derecha del Oppo BDP-105 (la app solo permite el apagado, no el encendido).
La gestión de la biblioteca musical se realiza mediante la app Aria que el usuario puede descargar gratuitamente y controlar con una tablet (iOS o Android) pero no con un móvil. Lo cierto es que manejar una biblioteca musical con un móvil, tipo iPhone 4 ó 5 podría ser un suplicio debido al tamaño de la pantalla. La gestión con una tablet es mucho más precisa y clara.
Tras seleccionar la ubicación de los archivos de música con la app, algo que le lleva un rato al Aria, dependiendo del tamaño de nuestra biblioteca musical, el usuario puede acceder a los discos con la posibilidad de hacerlo buscando álbum, intérprete, etc. El funcionamiento es rápido, sencillo y agradable.
Los archivos que el Kit Aria puede reproducir dependen del reproductor Oppo BDP-105, que es capaz de trabajar con prácticamente todos los que hay disponibles en la actualidad.
A la hora de reproducir archivos DSD tipo DSF y DFF tuvimos problemas. De hecho, descubrimos que el Oppo BDP-105EU no es capaz de reproducirlos mediante la toma USB DAC, algo que si hace el Oppo BDP-105D (Darbee). Así, pudimos corroborar que el Oppo BDP-105D no solamente tiene diferencias en el apartado visual respecto al 105EU (sin la "D"), sino también en el apartado sonoro. Lo curioso es que tanto Digibit como los usuarios de un Oppo 105EU con el Kit Aria instalado no se hayan dado cuenta de este hecho.
Así, para poder escuchar archivos DSF o DFF con el Oppo BDP-105EU deberemos seleccionar la salida denominada Oppo BDP-105 en la app, y los datos se transmitirán mediante la conexión Ethernet (como mencionaba, por la toma USB DAC no es posible reproducirlos).
Cabe destacar que los resultados sonoros mediante la salida USB DAC con el Oppo BDP-105EU conectado mediante las tomas balanceadas al procesador Onkyo PR-SC5530, son excelentes, pues la calidad de los archivos tipo FLAC, AIFF, etc., es de un nivel muy alto.
Por cierto, aunque el Oppo BDP-105 dispone de una app para la gestión y reproducción de archivos de música, ésta falla bastante y cuenta con los mismo fallos que tienen los receptores a la hora de e gestionar el orden de los albumes, además de no presnetar las carátulas en pantalla.

UNA OPCIÓN SENCILLA Y ECONÓMICA (solo para expertos): UN ORDENADOR Y UN DAC
Esa es la conclusión a la que he llegado tras probar diferentes maneras de escuchar música en formato digital almacenada en discos duros: un ordenador, un DAC, un programa para la gestión de la música y una app si queremos realizar la gestión desde una tablet o un smartphone.
Quiero dejar claro que esta opción está pensada para usuarios que dispongan de unos conocimientos informáticos de nivel medio como mínimo. Está claro que los Servidores de música, como, por ejemplo, el Aria, están pensados para facilitar al usuario la escucha de la música, pues simplemente se coenctan a la red eléctrica, al amplificador y ya están listos para su uso. Evidentemente, el desarrollo de la app del Aria y el funcionamiento y prestaciones de la misma tiene un gran trabajo detrás desarrollado por la empresa Digibit, el cual dicha empresa cobra. Dicho desarrollo hace que la app del Aria esté traducida al castellano y permite a los usuarios manejar el servidor sin saber nada de informática, cosa que es no es posible con un PC o Mac. Además hay funciones como el backup, la importación de música o la edición de etiquetas que requieren el uso de un PC externo por parte de marcas como Aurender, Meridian, Naim, etc., algo que no sucede con el aria, ya que que todo esto puede hacerse con la app del iPad. Este aspecto y los metadatos extendidos son los puntos mas fuertes del Aria. Su precio va de los 4.000€ a lo 5.600. Está claro que el Aria (y la mayoría de Servidores de Música) están pensados par ausuarios con un poder adquisitivo alto.

Volviendo al tema de "hágaselo ustede mismo", si queremos disfrutar de un sonido de alta calidad (vía USB DAC) y de una gestión de los álbumes y canciones de la forma más práctica y sencilla, una buena opción es conectar un ordenador mediante la toma USB a un equipo que disponga de un DAC (como por ejemplo el Oppo BDP-105 o cualquier DAC disponible en el sector audiovisual), hacernos con un programa para gestionar nuestra biblioteca musical y de una app para poder gestionarla con una tablet o un smartphone.

mac-mini
          Ordenador Mac Mini, una opción acertada y con un precio razonable para la reproducción de música

Personalmente, os recomiendo el programa JRiver (50€) y de la app JRemote para tablets, con un coste de 9,99€. El programa cuenta con un mes de prueba gratuita y los 50€ se deben pagar para obtener la licencia. Sin embargo la app es de pago. Cabe destacar que la app JRiver está solo en inglés.
Otros usuarios utilizan otros programas, como Audirvana, Pure Music, Amarra, Fidelia..., pero éstos no cuentan con una app propia para ser utilizada en una tablet. La app que puede usarse con estos programas es la de Apple, denominada Remote, pero su integración con el programa en cuestión es algo más complicada que, por ejemplo, la de JRiver.

jriver
Imagen del programa JRiver, el cual permite la gestión y reproducción de música

Volviendo al tema que nos ocupa, os diré que una vez conectado el ordenador al Oppo BDP-105 mediante la toma USB DAC, solo hemos de abrir el programa que hayamos decidido usar, realizar los ajustes necesarios y decirle al programa donde tenemos ubicados los archivos. A continuación, abriremos la app elegida en nuestra tablet o teléfono, le proporcionaremos los datos de ubicación del ordenador en el que tenemos instalado el programa y ya podremos disfrutar de nuestra música.

jremote-4Imagen de app JRemote para el manejo del programa JRiver

Claro, algunos quizá piensen que para poder utilizar este sistema es obligatorio tener un ordenador a nuestro lado, como por ejemplo, un portátil. Lo cierto es que no es necesario, ya que podemos hacer todo lo antedicho con un ordenador Mac Mini, que destaca por su versatilidad y ausencia de ruido.
Para ello os recomiendo hacer lo siguiente: indicarle al ordenador en "Preferencias del Sistema" – "Usuarios y Grupos" – "Arranque" que se ponga en marcha al encender el ordenador el programa que hayamos elegido para gestionar nuestra biblioteca musical. En el caso de que dispongamos de la música en un NAS o servidor, deberemos incluir también a éste en las opciones de arranque. Si la colección musical la tenemos en un disco duro externo conectado al Mac Mini, solo será necesario indicarle a éste que arranque el programa de gestión de música al ponerlo en marcha.
De ese modo nos evitamos tener que conectar un teclado y un ratón al ordenador. Eso sí, para realizar inicialmente todas esta operaciones de la manera más cómoda, sencilla y práctica, deberemos conectar el ratón y el teclado al ordenador, aunque eso solo será necesario una vez.

jremote-5La app JRemote informa sobre multitud de datos de los archivos de música

Pero ¿qué pasa si hemos de actualizar el programa, acceder a las configuraciones, a la ubicación de los archivos, etc.? En ese caso será inevitablemente necesario conectar un teclado y un ratón al Mac Mini (o al ordenador que hayamos elegido usar). Simplemente debemos descargarnos la app Team Viewer, con la que podemos controlar de forma remota el ordenador.

En mi caso, esta configuración citada es la que estoy utilizando y puedo deciros que el Oppo BDP-105EU lee sin problemas los archivos DSD (DSF y DFF) que con el Kit Aria eran imposibles de reproducir. Eso sí, el Oppo BDP-105EU no es capaz de llegar al muestreo de algunos de estos archivos, pues el máximo que admite en formatos DSF y DFF es 24/176 kHz. En el caso del Oppo BDP-105D, éste es capaz de reproducir archivos de hasta 384 kHz.

Espero que este artículo os haya resultado interesante. Éste se irá ampliando con más información y experiencias.

  

Comentarios   

+1 #1 skyfel 06-02-2015 12:05
Un artículo muy interesante. Yo reproduzco los archivos de sonido en disco duro con un Cambridge Audio NP30 y la verdad es que me gusta mucho como suena (mucho más que con mi Oppo 93).
#2 perico 01-03-2015 14:05
Estoy seguro que este artículo no le ha hecho ni pizca de gracia a los señores que venden el Aria.
Resulta increíble que peguen semejantes clavadas a los 'tontos' que se gastan 4.000€ en un servidor de música.
Así va España.
Enhorabuena por este artículo y por toda vuestra trayectoria. Sois los mejores del país. Sí señor!!!!

Para poder añadir tus comentarios es necesario ser un usuario registrado.
Si aún no lo eres, puedes registrarte en nuestra página principal en la sección situada en la parte derecha denominada ZONA USUARIOS

 
 
 
 

En ALTA DEFINICION HD utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio